Un diente flojo rara vez llega solo: suele venir acompañado del miedo a perder la pieza dental, un fatal desenlace que puedes llegar a evitar yendo al dentista con la mayor brevedad posible. Y es que las causas del movimiento dental pueden ser varias y, por lo tanto, la solución adecuada para tu caso en particular, también. ¿Qué hacer si se te mueve un diente? Te lo contamos.

Antes de nada, ¿los dientes se mueven?

Al morder, apretar, sonreír y masticar, puedes tener la sensación de que tus dientes son duros, firmes y están totalmente soldados a tu boca, pero la realidad es bien distinta. La unión entre las piezas dentales y el hueso se lleva a cabo mediante el ligamento periodontal y esa sujeción a las encías tiene menos firmeza de la que parece. Por esta razón, un diente sano puede moverse sin que ni siquiera te dés cuenta, de modo imperceptible.

Y no es tan raro. Si lo piensas, en los tratamientos de ortodoncia hacemos precisamente esto: movemos los dientes de la posición que tienen en este momento hasta su posición adecuada sin que suponga ningún problema para tus piezas dentales o tu salud bucal. ¿Quiere esto decir que no debes preocuparte si se te mueve un diente? Para nada, pues un diente flojo también puede ser reflejo de un problema y no tratarlo puede suponer su caída definitiva.

Tengo un diente flojo, ¿se va a caer?

Sin duda, ninguna persona adulta quiere vivir la caída de un diente definitivo. De ahí que el miedo suela ser el acompañante principal de un diente flojo. ¿Siempre hay peligro de caída cuando se mueve un diente? Depende de si hay pérdida de inserción del hueso o no. Si no la hay, debería estar a salvo. En cambio, si hay algún daño en la inserción, sí puede haber riesgo de perder la pieza dental.

¿Por qué se mueven los dientes? Causas de los dientes flojos

Tal y como hemos mencionado, el movimiento de los dientes no siempre es algo natural y, en muchas ocasiones, la pieza puede estar en riesgo de caída. Si eres capaz de ver cómo se mueve un diente al tocarlo con el dedo o se repite la sensación que tenías en la niñez cuando se iba a caer un diente de leche, pide cita de inmediato con tu dentista.

Pero, ¿por qué se mueven los dientes y cuándo puede ser un problema un diente flojo? He aquí algunas de las principales razones y situaciones que conviene vigilar.

Recibir un golpe en los dientes

Un golpe en los dientes puede ser muy dañino para tus piezas dentales. El impacto puede hacer que se te rompa un diente, se astille, presente alguna fractura e, incluso, que se mueva o llegue a caer. En muchas ocasiones, no es fácil detectar a simple vista hasta dónde han llegado los daños y si han provocado consecuencias mayores, por lo que, ante el menor impacto, lo mejor es consultar con tu dentista.

Padecer periodontitis o enfermedad de las encías

La periodontitis o enfermedad de las encías afecta a los tejidos de soporte del diente y una de sus consecuencias puede ser, precisamente, hacer que se muevan los dientes e, incluso, que lleguen a caer si llega a las fases más avanzadas. Evitarlo es clave. Por ello, si detectas el mínimo síntoma de gingivitis, periodontitis o inflamación de encías, lo mejor es que pidas cita cuanto antes con tu periodoncista.

Tener bruxismo u otra parafunción

El gesto de apretar la mandíbula fuerte de forma involuntaria, o lo que es lo mismo, la parafunción, también puede afectar negativamente a la salud de tus dientes. Y una de las parafunciones más conocidas es, precisamente, el bruxismo, que, además de poder provocar el desgaste de los dientes, también puede hacer que se te muevan, entre muchas otras consecuencias.

Mujer dentista haciendo una revisión a una paciente en la consulta con un espejo en una mano y un utensilio de dentista en la otra.

¿Se puede salvar un diente que se mueve?

La salvación de un diente flojo dependerá, en gran medida, de la causa que haya provocado su movimiento, pero también de la solución aplicada y, en muchas ocasiones, del tiempo que se tarde en aplicarla. Si se te mueve un diente, la prevención será siempre tu gran aliada a la hora de salvar la pieza dental. Por ello, sientas o no dolor o molestia, ante cualquier síntoma de dientes flojos, lo mejor que puedes hacer es pedir cita con el dentista.

¿Qué hacer si se me mueve un diente?

Se te mueve un diente y ya has pedido cita con el dentista, ¿y ahora qué? ¿Qué soluciones hay para los dientes flojos? Dependiendo de tu caso concreto, tu odontólogo puede sugerirte opciones como las siguientes:

  • Protector bucal: si practicas algún deporte de riesgo o realizas alguna actividad en la que puedas recibir golpes en los dientes, esta puede ser una buena opción de prevención.
  • Limpieza dental: en caso de que presentes gingivitis o periodontitis, es probable que tu dentista te recomiende realizar limpiezas profundas de las encías, a las que llamará raspado y alisado radicular, con las que se eliminarán las bacterias de las superficies dentales y de debajo de las encías.
  • Férula de descarga: si tienes bruxismo, un mecanismo de este tipo puede ayudarte a disminuir las consecuencias de esta parafunción.
  • Ortodoncia: si tu problema está causado por una maloclusión o apretamiento dental, la solución puede ser un tratamiento de ortodoncia.

¿Notas que se te mueve un diente o sientes algún diente flojo? En Jorge Juan Dental, estaremos encantados de ayudarte a ponerle solución. Consúltanos. Tu primera visita es gratuita.

×